-  HORNAZO  -

 
Para Serapio la calidad del pan era lo fundamental.
La fermentación era el punto fuerte, siempre con “calmita” decía, sin forzar, sin echarle más levadura de la debida para acelerar el proceso.